Cargando...

El espacio verde estará abierto a la población en forma gratuita desde el 30 de junio. Cuenta con juegos infantiles y senderos para recorrer las áreas forestadas.
Por Rodrigo Sánchez para el1digital


Los terrenos de la Base Aérea de Morón fueron transformando su fisonomía en el último tiempo. Es que, en el sector que se ubica en las calles Coronel Arena y Prudan, en Castelar Sur, se puede ver a vecinos y trabajadores que colaboran en la puesta en valor del lugar, para que el 30 de junio, con un festival, pueda inaugurarse oficialmente la Reserva Natural Urbana.
Según explicó a El1 la directora de Políticas Ambientales del municipio, Marina Parra, la existencia de la reserva ecológica servirá para “revalorizar la biodiversidad urbana de un espacio en el que flora y fauna nativa están en interrelación con otra, exótica”. Además, contribuirá a la conservación del agua y del paisaje.

El proyecto comprende unas 70 hectáreas, ubicadas al suroeste de la Base Aérea, las cuales fueron cedidas al municipio de Morón por el Ministerio de Defensa a través de un convenio. Incluye, también, otras propuestas, como el desarrollo de un área deportiva, un parque industrial tecnológico, un plan de urbanización y un centro de educación ambiental.
Manos a la obra
Desde hace poco más de un año, se trabaja en la puesta a punto de la zona con tareas que incluyen la eliminación de basurales, la definición de los usos del suelo y el diseño de los senderos. Además, un equipo de biólogos y veterinarios realizó un relevamiento de la flora y la fauna del lugar.
Por su parte, la ONG Árboles sin Fronteras organizó jornadas de plantación de árboles en el predio, que había quedado devastado tras el tornado del 4 de abril, de las que participaron activamente los habitantes de la zona.
Entre los trabajos que se desarrollaron, Parra enumeró “la delimitación de los senderos, las redes de agua, luz y fibra óptica, la instalación de los cestos de basura, los sanitarios y los juegos, la implementación de las cañerías y la iluminación en el sendero principal”.
El espacio está compuesto por las áreas de la reserva, el bosque añejo, el bosque joven, el talar y el pastizal, todos conectados por distintos senderos. Según Parra, “la idea es que las áreas estén interconectadas”.
Cerca de la entrada, detrás del ingreso principal a la Base Aérea, se encuentra la oficina de recepción y, unos metros más adelante, comienza el sendero principal. “Con la reserva, va a cambiar la dinámica de Castelar y de Morón, porque se abrirán nuevos comercios y habrá más circulación”, avizoró Parra.
Flora y fauna, entre lo nativo y lo exótico
La flora de la reserva está compuesta por especies nativas como el aguaribay, el ceibo, la chinchilla, el espinillo, el ombú y el tala, y otras exóticas, entre las que se cuentan la acacia blanca, el álamo, el ligustro, el ciprés, el laurel, el paraíso y el roble europeo. En lo que respecta a la fauna, se pueden encontrar palomas, lechuzas, roedores, murciélagos, lagartijas, lagartos, culebras, sapos y comadrejas, entre otras especies.

NOTAS POR CATEGORIA

NOTAS POR CATEGORIA

BARRIALES

DEPORTES

CULTURA

ESPECTACULO

SALUD

SOCIEDAD

SOLIDARIDAD

FINAL DE NOTAS POR CATEGORIA

FINAL DE NOTAS POR CATEGORIA